Archivos de la categoría ‘Celebraciónes Judias’

h1

Los días más sagrados del Judaismo

septiembre 30, 2008

Suena el Shofar y el sonido nos recuerda que los días más sagrados
del año han llegado… Rosh Hashaná… el comienzo de un nuevo año… 5769.
Iom Kipur… el día del juicio. En estos días el sonido del shofar llama a nuestra reflexión… a nuestro arrepentimiento
.

Rosh Hashaná 5769: martes 30 de Septiembre. y 1 de Octubre (Comenzando el lunes 29 con la puesta del sol) .

Esta festividad cae al comenzar el mes de Tishrei. Este mes también es llamado el séptimo mes (contando de Nisan) mes poderoso. Su símbolo es la balanza, ya que en este mes se juzgan todos los seres humanos, y la balanza sirve para pesar las buenas y malas acciones.

Rosh Hashana es llamado en la Biblia Iom Trua (por que se toca el shofar), y centra dos ideas principales: es el primer día de un nuevo año, y es el día del juicio, día de introspección. De esta manera, se realiza al comenzar un año nuevo el balance del año anterior y planeamos nuestros actos para el año venidero.

Luego, el 8 de Octubre al anochecer, llegaremos al día más santo de nuestro calendario, el Iom Kipur, el Día del Perdón.

Iom Kipur es el día más sagrado de la religión judía. La época de los días de penitencia, que comienzan en Rosh Hashana (año nuevo judío) y continúan en los diez días de penitencia, llegan a su día culmine en Iom Kipur. Es un día de perdón y expiación de los pecados entre el ser humano y D’s y entre el ser humano y el prójimo. En Rosh Hashana los seres humanos son juzgados por sus actos, pero el veredicto del juicio es fijado en Iom Kipur.

Iom Kipur es el último de los diez días de arrepentimiento que comienzan en Rosh Hashaná, y es un período durante el cual D”s se encuentra muy cerca de nosotros y dispuesto a escuchar cada ruego y plegaria en nuestro intento por ser cada día mejores. En Iom Kipur son perdonadas las faltas del hombre con su Creador. Tres son los pasos de la verdadera Teshubá (arrepentimiento, retorno):

1) reconocer la transgresión realizada.

2) expresar verbalmente la transgresión en un diálogo sincero con el Creador: “D”s, yo erré, transgredí e hice el mal delante de Ti… He aquí que me arrepiento.. .y no volveré a hacerlo”. (Hiljot Teshubá 1:1, Rambam). Porque cuando el hombre habla de algo, toca más profundamente sus sentimientos que cuando sólo lo piensa.

3) Aceptar el compromiso de no incurrir en el mismo pecado en circunstancias similares.

Pero recordemos: EN IOM KIPUR SÓLO SE PERDONAN LOS PECADOS DEL HOMBRE PARA CON SU CREADOR, NO LOS COMETIDOS CONTRA EL PRÓJIMO. Es nuestro deber promover un clima de armonía con nuestros semejantes, por eso antes de Iom Kipur pedimos perdón a amigos, familiares, conocidos, y en general a toda persona a la que pudiésemos haber dañado, agraviado o herido en algún momento.

EL AYUNO DE IOM KIPUR

Comienza con la puesta de sol y se extiende hasta la noche del día siguiente, cuando salen las estrellas. Para hacer más fácil el ayuno, el día previo se recomienda ingerir algún alimento cada dos horas, y en la comida festiva es conveniente consumir una porción moderada de comida para no acelerar el proceso digestivo. No conviene tomar café o bebidas de coca porque la cafeína que contienen actúa como diurético. Generalmente después de una comida uno suele tener mucha sed, por lo que se recomienda completar el banquete festivo dejando algún tiempo extra antes de la puesta de sol para beber algo. Una taza de algún té liviano o de agua tibia o caliente con azúcar, ayudará a estar menos sediento durante el ayuno.

EN CASO DE ENFERMEDAD: Recordemos que si alguien está enfermo y el doctor opina que ayunar constituye un riesgo para su vida, entonces el paciente debe comer y/o beber en pequeñas cantidades.

La razón para todos estos detalles técnicos, es que comer en Iom Kipur es considerado una de las prohibiciones más graves de la Torá, de modo que aunque hay concesiones en ciertas situaciones, aun así se debe tratar de minimizarlas.

Luego de todo esto, si esas pequeñas cantidades fueran insuficientes, el paciente puede comer y beber regularmente.

¿Qué sucede cuando la opinión del paciente no coincide con la del doctor? Si el paciente está convencido de que necesita comer para prevenir un verdadero peligro a su salud, se debe confiar en su palabra, aun si el doctor estuviera en desacuerdo. Y en el caso inverso, si el paciente se niega a comer a pesar de las advertencias del doctor, entonces se lo debe persuadir de que coma, ya que es posible que su juicio estuviera afectado a raíz de su enfermedad.

Hebreos.Net te desea, a ti y a tus seres queridos, un año pleno de salud y bienestar. Shaná Tová uMetuká ! Gmar Jatimá Tová ! Que seamos inscriptos y sellados para bien. Y para quienes ayunen, que tengan un ayuno facil. Tzom Kal !

(Fuentes: Rab Dovid Green-Project Genesis y otros – Judaicasite – Masuah)

En este 5769 unámonos en un esfuerzo global a favor de la humanidad toda
Queremos aprovechar esta oportunidad, además, para invitarte a participar de un acto solidario en favor de toda la humanidad. Si estás interesado, visita esta página.
Tomada de manera textual de la pagina:
Hebreos.Net
Todo para Vivir tu Judaísmo en Red
http://www.Hebreos. Net
h1

Leyes y costumbres del mes de Elul

septiembre 24, 2008
Los judíos de todas las comunidades del mundo acostumbraron en el mes de Elul a lo largo de la historia, distintas costumbres con la finalidad de prepararse de alguna u otra manera, para recibir a los solemnes días del año entrante: Rosh Hashaná e Iom Kipur.

El Toque del Shofar

Entre los judíos ashkenazim es costumbre tocar el shofar todas las mañanas del mes de Elul después del rezo de shajarit (matutino). Esta costumbre está basada en el Midrash Pirké Derabí Eliézer, donde nos es relatado que el día de Rosh Jódesh Elul (comienzo del mes), Moshé Rabenu ascendió al monte Sinai por última vez, para recibir las segundas tablas de piedra con los Diez Mandamientos, permaneciendo allí por cuarenta días hasta el día de Iom Kipur.

El Midrash nos dice que el día que Moshé ascendió al monte, se tocó el shofar en todo el campamento de Israel para avisarle al pueblo que Moshé había ascendido hacia la Divinidad, para prevenirlos de incurrir nuevamente en el pecado de la idolatría, como había ocurrido la primera vez, cuando el pueblo de Israel había hecho el becerro de oro mientras Moshé permanecía en la montaña.

Es por eso que en recuerdo de aquel shofar, las comunidades ashkenazitas acostumbraron tocar el shofar no sólo al finalizar el rezo de la mañana del primer día del mes, sino también durante todo el mes de Elul, para recordarle de esta manera a todo el pueblo que debe apresurarse a hacer teshuvá antes de los sagrados y solemnes días de Rosh Hashaná e Iom Kipur.

Las Selijot

Sin embargo, los judíos sefaraditas no acostumbraron tocar el shofar desde el comienzo del mes de Elul al finalizar el rezo de shajarit. En lugar de esto, la costumbre entre los judíos sefaradim es comenzar el recitado de las selijot (súplicas de perdón) a partir del día siguiente al comienzo del mes de Elul. (Para comprender el significado y el contenido de estas plegarias, véanse en la sección “Rezos y Plegarias” nuestros textos al respecto).

En cambio, entre los judíos ashkenazitas la costumbre es comenzar el recitado de las selijot el domingo anterior a Rosh Hashaná y si Rosh Hashaná cae un día lunes o martes, entonces las selijot comienzan a recitarse a partir del domingo de la semana anterior, para que por lo menos las selijot sean recitadas antes de Rosh Hashaná en cuatro oportunidades.

En principio, las selijot deben ser recitadas al final de la noche, antes del amanecer. Sin embargo, en caso de ser muy difícil para las personas levantarse a esa hora para ir a la sinagoga, las selijot pueden ser recitadas por la mañana o durante el transcurso del día. Asimismo, está permitido recitar las selijot a partir de la medianoche (de acuerdo con el horario de salida y puesta del sol), y es por eso que si las personas no tienen la posibilidad de recitar las selijot al final de la noche, antes del amanecer, es preferible que las reciten por la noche, después de la medianoche, y no durante la mañana o durante el transcurso del día.

Si por alguna razón a alguien le es muy dificultoso levantarse para las selijot, es correcto que consulte con un Rabino cual debe ser su proceder, ya que seguramente éste le podrá aconsejar una buena solución para su situación.
Otras Costumbres

Además, desde Rosh Jódesh Elul hasta el día de Sheminí Atzéret se acostumbra recitar el Salmo 27 dos veces al día, una vez después del rezo matutino, y otra vez después de la minjá (rezo de la tarde) o después de arvit (rezo de la noche) – variando la costumbre de acuerdo con las distintas comunidades.

Esta costumbre está basada en las palabras del Midrash Shojer Tov, donde Nuestros Sabios nos explican que en el primer versículo de este Salmo, cuando el rey David dice: “D’os es mi luz y mi salvación”, al decir: “D’os es mi luz”, se refiere a que D’os es nuestra luz en el día de Rosh Hashaná, y al decir: “y mi salvación”, se refiere a que D’os es nuestra salvación en el día de Iom Kipur.

Además, hay quienes acostumbran recitar durante los días hábiles del mes de Elul, diez salmos cada día después del rezo de shajarit.

Cuando escribimos una carta en estos días, es correcto expresarle a nuestro prójimo nuestros sinceros deseos de que el año entrante sea para él un año colmado de bendiciones y buenas noticias.

* * *

Debemos elegir muy bien el lugar donde concurriremos a los servicios de Rosh Hashaná e Iom Kipur. Esta aclaración se debe al hecho de que desgraciadamente hay muchas sinagogas que en estos días se llenan de personas que sólo van a encontrarse con sus amistades o a “mostrarse”, y no a comunicarse con el Creador.

Además, muchas veces la gente también habla dentro de la sinagoga durante el transcurso de los rezos, molestando a quienes realmente quieren rezar, y eso seguramente desconcentrará a quien desee elevarse mediante las conmovedoras plegarias de estos días.

Aún más, muchas veces las personas también hablan durante el toque del shofar confundiendo a la gente que sí quiere cumplir con la mitzvá de escuchar todos los sonidos del shofar, y a veces es muy difícil acallarlos.

Es por todas estas razones que debemos ser muy cuidadosos en la elección de la sinagoga donde rezaremos en estos solemnes días, pensando de antemano que tal vez – en caso de ser necesario – convendrá concurrir a una sinagoga a la cual nunca hemos ido con asiduidad, y no a la que estamos acostumbrados a ir.

Por otro lado, debemos considerar que en caso de tener niños pequeños, tal vez no será apropiado llevarlos a la sinagoga, ya que muchas veces ellos hacen mucho ruido allí, molestando a las demás personas, y nadie tiene derecho a molestar a los demás aunque sea para que uno pueda rezar.

Leshaná tová tikatevu! – Buen año para todos!

Extraído de Aish.com

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.